,

Todo lo que debes saber acerca de las redes Blockchain.

En anteriores publicaciones hemos hecho artículos acerca de la Blockchain, la cual en palabras simples es un registro distribuido que sirve para almacenar información en forma de transacciones. Estas transacciones tienen ciertos elementos en común como son: las transacciones, los bloques y códigos hash; pero la variedad de opciones, la administración de la red, sus participantes y el grado de descentralización o transparencia determinarán cuál red de blockchain es la que nos conviene utilizar según sea el caso.

La blockchain en sí es una red de cadena de bloques en conexión de igual a igual en la que la información se comparte entre varios dispositivos. Se trata de tecnología peer-to-peer (lo comúnmente conocido como P2P) que permite intercambiar recursos de manera directa entre varios usuarios.

Al ser un código criptográfico abierto y descentralizado, blockchain garantiza la seguridad de la información y la inviolabilidad de los datos, reduciendo el tiempo y los costos, entre otros beneficios

Blockchain se auto protege gracias a su propia estructura, puesto que es una cadena de bloques, la cual contiene información y se puede identificar mediante el numero de Hash que es un numero único e irrepetible de identificación en la que cada bloque se conecta con el numero de Hash del siguiente bloque y su sucesor, formando así la cadena de bloques conocida como Blockchain. Se dice que es inhackeable por el numero de Hash puesto que este cambia según el contenido que posea el bloque que le corresponde. Por ejemplo, cada bloque podría compararse a una pieza de rompecabezas, al momento en que alguien modifica el contenido del bloque de datos este cambia su numero de Hash y hace que ya no encaje con el resto de bloques por lo que la cadena quedaría invalidada.

Una característica importante acerca de Blockchain es que la seguridad y la certificación de los documentos es dada por los usuarios. A diferencia de lo que estamos acostumbrados en la cotidianidad donde esto ocurre por instituciones, bancos, notarios, entre otros. En Blockchain la certificación y seguridad es dada por miles de usuarios iguales entre si.

Podemos elegir entre las redes de blockchain publicas, las federadas y las privadas.

Un ejemplo de las redes de blockchain públicas son: Bitcoin, Ethereum, Binance, Solana, Cardano, Polygon, entre otras. Cualquier persona puede tener acceso a estas redes, en general son transparentes y los usuarios son anónimos; a su vez, tienen los mismos derechos por ser considerados iguales, por lo que no hay un administrador de red. Para utilizarlas es necesario descargar una aplicación o agregar una extensión a nuestro navegador.

Por otra parte, las redes de blockchain federadas son las más solicitadas a la hora de construir soluciones compartidas para gobiernos, empresas, y asociaciones. En general no son abiertas a la participación del público, sino que un número determinado de organizaciones, entidades o compañías se encargan de administrar la red en conjunto y mantener copias sincronizadas del registro. Algunos tipos de estas redes son: Hyperledger, Corda y Quorum.

Por último tenemos las redes de blockchain privadas que son aquellas donde el control está reducido a una única entidad que se encarga de mantener la cadena, dar permisos a los usuarios que se desea que participen, proponer transacciones y aceptar los bloques. Son iguales que las federadas, pero con solo una entidad a cargo. No hay ningún tipo de descentralización ni de consenso puesto que toda la información es controlada por una única entidad que administra la red.